miércoles, 22 de abril de 2009

MELANCOLÍA




Hoy Carla no podía dormir.
No conseguía calmar sus nervios, no era capaz de frenar la ansiedad con la que vivía últimamente.
Lo había probado todo, una tila, manzanilla, los tranquilizantes que años antes le habían mandado y que hacía tiempo que no tomaba.
Todo era inútil.
Su esfuerzo por conseguir un par de horas de tranquilidad, se había convertido más en una meta que en una necesidad.
Mientras desesperaba tumbada en la cama viendo una de sus series favoritas (ya que estaba despierta), le vino a la mente el recuerdo del ayer.
Un recuerdo claro, bonito, especial; pero que ya no volvería a hacerse realidad.

Recordó a alguien muy querido y cercano, con quien había compartido tanto… que sólo el pensarlo le causaba dolor.
Aún le parecía oir su risa por los pasillos, su voz a media mañana y sus besos por la noche.
Pero ahora, era tan todo tan distinto. A veces, Carla, miraba su cara e intentaba encontrar algún gesto que le dijera “sigo aquí, a tu lado”; pero ya no había gestos, ya no había miradas, se habían acabado los besos y los abrazos formaban parte del pasado.

No es que no la quisiera, seguro, es que ya no podía expresarle su amor.
¿Por qué es tan difícil entender algo cuando día a día vemos lo contrario?
De repente Carla se levantó y corriendo fue a darle un beso a su “recuerdo”.
Le dijo –“te quiero”- mientras se preguntaba el por qué ahora y no antes.
Su cara esbozó lo que parecía una sonrisa y sus ojos se iluminaron como si fuese a llorar, aunque ya no le quedasen lágrimas.
-“quizá siga aquí”- pensó Carla- “quizá sólo esté jugando al escondite, como solíamos hacer”.

Sus labios suspiraron aliviados y sus ojos al fin, se cerraron.
Por hoy, Carla podría dormir…

11 comentarios:

Marina dijo...

¡UFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF!

Adolfo Payés dijo...

Al final durmió y feliz. que bello el fin.
sentía que no dormiría nunca..

un gusto disfrutar de tus escritos.
gracias por compartirlos.

un abrazo inmenso
besos

saludos fraternos

SILVIA dijo...

precioso,sin mas. Tambien yo tengo un escrito dedicado al mismo recuerdo, cuando me sienta con fuerzas, lo publicare. Hay que seguir, hermanita, hay que seguir.
Te quiero mucho, guapa.

NERIM dijo...

Marina, qué corto comentario y cuánto dices en él.
Gracias, gracias y mil veces gracias...

Adolfo, sí que al final durmió,al menos ésa noche. Esperemos que pueda dormir muchas noches más.
Gracias por tus comentarios, sirven de mucho.
Saludos inmensos y nocturnos para tí también.

Silvia, qué puedo decirte que ya no sepas. Hay que seguir si, pero las fuerzas no siempre acompañan.
Al menos cuento con un hada y un duende que me ayudan a ello.
Gracias guapa. Yo también...

LAGUN dijo...

Tu texto me sugiere un comentario similar al que acabo de dejar en un blog amigo. En aquél lo tenía más claro; en el tuyo, Nerim, no tanto. Y, por ello, te pregunto:

¿A Carla la daba miedo habitualmente evocar ese “recuerdo” porque la causaba dolor y al enfrentarse a él esa noche, al evocarlo y aceptarlo con un beso alcanzó ese momento de paz que la permitió dormir?

Ya me dirás... Mientras, te mando besos. Y no por miedo, sino por corresponder a los que tu me dejaste en mi cuaderno.

NERIM dijo...

LAGUN,sí que es verdad que con aquel beso alcanzó la paz que necesitaba en ése momento, por ése dia.El recuerdo sigue ahí, no puede evocarlo porque existe y lo seguirá viendo todos los días.
Si ésto te sirve de algo... No puedo desvelarte más,lo siento.

Por otra parte te devuelvo ésos besos correspondidos y te seguiré dejando más en tu cuaderno.
Hasta pronto,AMIGO.

AEREN dijo...

hola tia, muy bonito.
creo que ya se lo que me preguntaste pero no lo se seguro,
besosde tu sobrineja

NERIM dijo...

AEREN,cariño, has acertado.Como siempre.
Te quiero, mi niña.

cuarentaydosymedio dijo...

Qué difícil es vivir
cuando aún permaneces
pero ya no estás.
Se hace cuesta arriba
cuando siento tu presencia
pero no hay respuesta.
Cuántas preguntas sin respuesta.
¿Dónde estás si no te has ido?
¿Dónde has ido si aún estás?
Solo tengo una subjetiva certeza,
una paradójica realidad:
Que el amor continúa estando,
y es quizá la única forma de conexión
que no puedes transmitirme con palabras,
que no puedo ver con los ojos,
porque la mirada me engaña.
Solo se transmite con el corazón.
solo con el corazón te veo,
solo desde tu interior a mi interior,
porque aquí afuera ya no estás…
Pero el amor está y estará.
Siempre.

NERIM dijo...

Cuarentaydosymedio, gracias, gracias, gracias. Ni yo misma lo hubiera expresado mejor....
Besos nocturnos y especiales para tí.

Anónimo dijo...

.